Blog

Buscar en el sitio

La estrella no fue la Estrella
Aunque algunos han tratado de cuadrar la estrella que guió a los sabios de oriente con algún evento astronómico, que pudo ser posible. La verdad es que el episodio de estos magos siendo guiados por una estrella que "se mueve" hasta posarse sobre la casa de la familia en Belén, parece tener un propósito teológico simbólico.

Mateo nos hace recordar la profecía de Balaam, registrada en el AT, que para algunos judíos antiguos era considerado también como "Mago".
"Saldrá una Estrella de Jacob, un reinado que aplastará a sus enemigos".

Lucas por su parte nos muestra en los relatos de Natividad el advenimiento de la Luz sobre los hombres.

Zacarías, Padre de Juan exclama:
"Nos visitó desde lo alto la aurora, para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; para encaminar nuestros pies por camino de paz".
Lucas 1:78,79.

Luego, el anciano Simeón en el templo al presentar a Jesús dice:
"Luz para revelación a los gentiles, y gloria de tu pueblo Israel".
Lucas 2:39

Esa estrella que brilló sobre la casa en Nazaret, no fue la "Estrella" de la historia.
Su misión fue apuntar a la verdadera Aurora de los Hombres. Jesús.

También hay que destacar un punto importante en las Escrituras.
Ser luz significa contrarrestar las tinieblas.
La luz denuncia la oscuridad, como lo haría un reflector poderoso alumbrando un callejón peligroso a merced del crimen.

Jesús dijo:
"Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas".
Juan 3:19,20

Por eso en esta Navidad recordemos dos cosas.
Primero, en una sociedad infestada de personas que quieren ser "estrellas", Navidad nos recuerda que nuestra misión no es ser la Estrella, sino apuntar a la verdadera Luz. Jesús.

También. Los que adornamos nuestra casa con luces, sabemos la diferencia entre luces de adorno y luces que alumbran.

Ser luz en la Biblia es alumbrar y denunciar.
Y esa es mi preocupación.
Cuántas iglesias y cristianos hemos sido "lucecitas de adorno" en un mundo que necesita más Reflectores y Faros.