Blog

Buscar en el sitio

Predestinado
Todo el mundo antiguo creía en la elección de los dioses.
En las grandes culturas como Sumer, Babilonia, Egipto, esta elección preferentemente estaba ligada a los Reyes

Enlil ,Marduk, shamash, escogen a su Reyes para gobernar.
Se ligaba la elección de los dioses a los más poderosos reyes guerreros.

El Dios de los Hebreos, en cambio, es el Dios que escoge a unas tribus pequeñas.
Como dice Deuteronomio 7:7.
Por ser el "Más insignificante de todos los pueblos".

La novedad de la creencia en la Elección en el Antiguo Testamento, es que Yavé no escoge a los de "Arriba", sino a los de abajo!!!
Por eso que su pueblo debe guardar también interés en los mas golpeados de la sociedad.

Solo los que fueron elegidos por su insignificancia, saben que el trato al extranjero, el huérfano, la viuda y el esclavo, debe estar orientada en la ética de un Dios que elije a los "últimos".

En el NT
El Magnificat de María recoje está tradición de un Dios que escoje a los más pobres para avergonzar a los ricos.

Pablo recuerda esa idea cuando les escribe a los Corintios y dice que Dios en vez de escojer a los sabios, toma a los sin sabiduría para avergonzar la sabiduría de los grandes.

La preocupación pastoral y misionera de Pablo lo lleva a usar en aquellos cristianos que vienen del paganismo los mismos términos que usaban los judíos para decir que son predestinados y elegidos.

Y lo hace, para que estos creyentes que vienen del paganismo, no se sientan menos cristianos que los creyentes judíos.
Ni se sientan menos iglesia, que la iglesia de Jerusalén.

Ademas, Pablo escribe cartas, no tratados de teología sistemática.
Por eso lo importante más que llevar el dogma de la predestinación a conclusiones extremas, es entender el mensaje ético de fondo.
En la carta de los Efesios, luego de decir que Dios escogió a esos cristianos desde antes de la fundación del mundo, y reiterar que solo por Gracia son salvos, concluye:

“Porque son hechos en Cristo, para caminar en buenas obras”.
Ese es el meollo del asunto.
Por eso, si nuestra teología de la Elección no termina en buenas obras, quizás entendimos la “Teología”, pero no aprendimos nada del Evangelio.