Blog

Buscar en el sitio

¡Corre Forrest Corre!
A quien esté en una relación tóxica

El 90% de las parejas sabe el momento cuando su relación afectiva-amorosa va directo al manicomio.

Celopatías de la nada.
Arranques de ira.
Manipulaciones y culpas.
Extremada sensibilidad de parte de uno(a).
Se recrimina por todo y por nada.
Eres culpable hasta que la “Ley” demuestra lo contrario.
Ese otro(a) siempre te coarta las amistades pero esta persona sí puede tenerlas.

Y ahí en tu interior ya lo presientes.
Ya sabes qué es lo que viene.
Déjame decirte lo que viene...

¡The winter is coming!

En tu interior, sabes que te involucraste con una bomba de tiempo.
Esa bomba que explotará tarde o temprano.
Y no solo tú lo sabes, tus familiares y amigos también lo saben. Te han dicho que esa relación te quita fuerza y raciocinio, que estando ahí dejaste de ser tú.

Pero déjame decirte que aún cuando la has pasado mal, eso que vives aún no es el infierno.
Aún no...
La buena noticia, es que aún puedes zafarte. Solo es respirar hondo, ponerle el pecho a las balas y decir “No más”.

¡¡¡¡Corre Forrest, corre!!!!
Antes que portes sobre tus manos un test de embarazo positivo.
Antes que te veas avanzando por la alfombra de una iglesia hacia el altar, resignado y con sonrisa en el rostro, con esa “paz” como la que tiene el buey entrando por el matadero.
Antes que todos tus sueños y proyectos de vida se posterguen infinitamente.
Antes que te apagues como una lámpara sin aceite, y te resignes a vivir una vida que realmente no era para ti.

En lo contractual, legal. Si sigues por este camino, compartirás con esa persona la paternidad de tus futuros hijos.

Y aunque en el futuro decidas tener la valentía para cortar esa relación, por los hijos en común, tendrás siempre cerca a esa persona “Hasta que la muerte los separe”.

Atrévete a respirar y salir de esa bruma tóxica.
No temas a la “culpa” del qué dirán.

Que esa idea que te llena de culpa y de terror social por el “Qué dirán”, es una ilusión.
Que lo único real, es tu vida y tu verdadera felicidad.

Consejo.
¡¡¡¡Di NO!!!!
¡¡¡¡Di GRACIAS!!!!
¡¡¡¡DI CHAO!!!!
Y corre hasta que no te quede alma en el pecho.
porque si algo tiene tentáculos fuertes, son las relaciones enfermizas.

¡Corre Forrest Corre!