Blog

Buscar en el sitio

No Somos Mejores
Para finales del primer siglo, la imagen de los apóstoles estaba inflada, tanto por la tradición, por historias contadas de supuestos discípulos y relatos fantásticos provenientes de escritos pseudo epígrafes.

Pero cuando uno va a las fuentes más cercanas, que son los evangelios, estos discípulos se muestran muy limitados.

Varias veces dudaron de quién era Jesús.
Incluso del resucitado algunos seguían dudando.
Casi todos huyeron en el momento más terrible de su Maestro.
Tenían pugnas de poder en medio del grupo.
Había quién sustraía dinero de los recursos de la comunidad.
No dudaban en ejercer violencia o pedir del cielo castigo para quienes no recibían su mensaje.
Torpes, egoístas, avaros, faltos de fe, sin tino para tratar a los demás, violentos y mediocres...
Eso eran.
Incluso después de años de resucitar Jesús, varios de ellos siguieron metidos en situaciones vergonzosas, basta leer la carta de Pablo a los Gálatas para enterarse de los chismes.

Los evangelios son una buena medida para conocer más de cerca el corazón de los que fueron los primeros líderes de la iglesia. Los apóstoles.

Y sacudirse de la pompa proveniente de la admiración superlativa de seguidores, que más que describir a los verdaderos apóstoles, dibujaban el ideal de personajes casi divinos, en tiempos en que la iglesia perseguida necesitaba "héroes" en quien inspirarse.

Por eso propongo, como cristiano, que no pongamos en la cumbre del idealismo a ningún líder.
No me mal interpreten. No digo que no respetemos a nuestros líderes, sino que renunciemos a la idolatría. 

Que todos aquellos pastores, sacerdotes, predicadores y maestros los ubiquemos en el lugar correcto. Personas como nosotros, que con la gracia de Dios, tienen capacidades para hacer lo que hacen, pero que en lo sustancial, no son mejores que esos 12 hombres, que al igual que ellos, son gente noble, pero traspasada por inseguridades, avaricias, oscuridades, intenciones ocultas, deseos de poder, falta de fe, estados de ánimo fluctuantes, egoísmo, abuso de poder y narcisismo.

No somos mejores.