Blog

Buscar en el sitio

Guardianes de la fe
Antiguamente declarar hereje a alguien era una decisión discutida por toda una comunidad de líderes y con posibilidad a defensa.

Hoy, hay muchas páginas e individuos, que sin responder a ningún liderazgo ni a ninguna iglesia, andan cazando "herejes".

A personas que solo por el hecho de no encajar en la confesión particular de fe del administrador de la página ya es un "demonio".

Niegan la unidad en la diversidad en el cuerpo de Cristo y se abanderan en pos de una uniformidad, pero ojo, una UNIFORMIDAD organizada y conformada por ellos mismos.

Tachan de herejes a quienes no conocen, ni su vida, ni su camino de fe , ni sus logros o derrotas.

¡¡¡Por último inviten un café!!!

Estos nuevos "Sheriff" cibernéticos de la fe se abrogan la libertad de "pesar" toda tu vida, pero no basados en lo que vives, en tu "Praxis", sino en creencias, en contenidos doctrinales. En otras palabras, eres juzgado por la suma de creencias que en su mayoría son temas de carácter especulativo y no basado en los frutos.

Estoy aburrido de una iglesia llena de jueces y con carencia de médicos restauradores.

Y me asusta ver en este escenario mundial cada vez más bélico, cristianos que en vez de ser un paño frío a los fuegos de violencia, en muchos sentidos son más pólvora para encender más odio.

De hecho hace días hablaba con un amigo sobre estos grupos y él me apelaba que mucha de esta gente desenmascara la malvada (según él) "teología de la prosperidad y sus falsos líderes".

Yo le respondí, que sin estar de acuerdo con esa manera de hacer iglesia, me he topado con muchos pastores y apóstoles, algunos son gente querida, que a lo sumo si no están de acuerdo contigo o te ven raro, te tachan de "poco espiritual".

Pero estos otros son más peligrosos, si tú no encuadras, simplemente...

No te consideran "Hermano".