Blog

Buscar en el sitio

Me voy de la iglesia
He visto que cuando el liderazgo descansa en una persona o familia, se puede caer en limitar espacios a otros líderes que se levantan de manera natural.

Situación que termina en la salida del "agente emancipador", que sale con un grupo de personas que lo siguen.

¿Pero qué sucede después?

Como el ejercicio del liderazgo "Por Decreto" es casi el único que se conoce, el que sale termina construyendo su propio reino y en un poco tiempo REPRODUCE LOS MISMOS VICIOS de la estructura desde donde vino.
Se transforma en lo que odiaba.

"VAMOS HACER ALGO NUEVO" es el slogan de estos nuevos grupos disidentes que van en pos de su "libertador", pero al poco tiempo se transforman en "más de lo mismo".

"Me voy porque no tenía libertad" dice el líder herido, pero luego de tener toda la "libertad" en su haber para hacer lo que quiera, con esa libertad se reproduce a si mismo en los demás como imitaciones a granel, dejando poco espacio para la libertad. 

Con esa libertad termina haciendo una iglesia a su antojo, sin ningún tipo de orientación ni consejo de algún grupo que lo pueda pastorear, porque aprendió, de sus ex pastores, que al pastor nadie de la iglesia lo puede pastorear.
Aprendió que las decisiones no son en consenso sino por decreto absoluto del líder.

Aprendió que al líder no se le cuestiona, que si alguien no le gusta como predica o pastorea no hay espacios para ninguna introspección de su liderazgo, al contrario, la consigna es : "Si le gusta bien, sino la puerta de la iglesia está abierta para que busque otra lugar". Se combatió un "Monstruo" para crear otro.

Se repite la consigna: “No puedo tocar al ungido de Dios”. (1 Samuel 24:6)
Pero nadie repara que ese texto sugiere no agredir físicamente al gobernante del país.

En el Nuevo Testamento, ningún pastor se autodenomina "Ungido", pues toda la iglesia de Cristo está ungida con su Espíritu (1 Juan 2:20).
El llamado del Nuevo testamento, es al ejercicio del SACERDOCIO UNIVERSAL DEL CREYENTE, y obviamente fomenta el respeto y apoyo al liderazgo de la iglesia. Tenerlos con "Doble honra"(económica y moral) y seguir su ejemplo.

Feliz semana.